Blogia
Guonderlan

De vuelta la mula al trigo de principio de año

Otra vez, azuleando aguas, me dirijo al encuentro de tus ojos.
Un locutor ruso se interpone, pero tu parla rompe barreras de trenes clausurados, y terminamos en la cama de tus viejos, mirando la tele y comiendo bizcochitos.
Besos nuevos, de golpe, y una promesa de compromisos extraños, me sacudieron.
Y cuando vi tus dedos, deformes por el paso del tiempo, te quise igual. Te quise más.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Christian -

Aguante esta sección. Me encanta. Me encantaaa!!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres