Blogia
Guonderlan

Cálculo de probabilidades

 

 “Cuando  no entiendes algo puedes  hacer que signifique cualquier cosa”

Chuck Palahniuk, Diario, una novela

 

Imaginate estar rodeado por mujeres intocables.

Kurt Vonnegut dice en su nouvelle “Cuna de Gato” que  cuando la vida  de ciertas personas se enredan en la tuya sin  causa aparente, pero  tejiendo una red  para que las cosas se desarrollen de la manera en que lo hacen, esas personas  forman parte de tu  karass.

“Nosotros, los bokononistas, creemos que la humanidad se organiza en equipos,Equipos que hacen la Voluntad Divina, sin descubrir jamás qué es lo que hacen. Bokonon llama karass a tales equipos…«Si ves que tu vida se complica con la vida de otra persona por motivos no muy lógicos -escribe Bokonon-, puede que esa persona sea un miembro de tu karass.» 

No se si  vos sos parte del mío o yo del tuyo

Cuando los hombres dicen que las mujeres somos todas  iguales, hay algo en  lo que no mienten.

Somos cíclicas. Animales regidos por la luna, las mareas, las hormonas. Los olores.

Cuando un grupo de mujeres  viven juntas, o  se ven constantemente, es muy probable que sus ciclos menstruales coincidan. Al principio cada una tiene el suyo, pero lentamente uno se atrasa, otro se adelanta y terminan menstruando  casi el mismo día.

Tragedia  en las familias de muchas mujeres: las toallitas y los tampones  desaparecen  todos al mismo tiempo.

Esto es por culpa de las feromonas. Hormonas  que huelen. Y que no nos damos cuenta que están ahí, en el aire que  nos rodea. Pero lanzamos al  aire   todo el tiempo. Nos olemos entre nosotras y nos sincronizamos.

Esta es la explicación lógica al enredo  con la vida de otras mujeres.

Intocables. A veces locas.

Totalmente deseables.

Dependiendo  ya de cada una, el  síndrome premenstrual  puede variar desde una obsesión por la limpieza, una extrema sensibilidad, un malhumor de  perros, una dulce tendencia al homicidio o al suicidio, o un apetito sexual  insaciable.

Es comprensible que en las familias con más de una hija mujer,  la supervivencia  emocional masculina sea algo de todos los meses.

Y si sos el hijo  del  medio, estás  bombardeado  hormonalmente en estéreo.

Otra  cosa que sucede en cada ciclo menstrual,  es que las feromonas también  están muy activas durante la ovulación. Por eso  es  común que, respondiendo al pedido de sexo que exudamos  inconcientemente en esos días,  los hombres que nos rodean sientan  también más deseos sexuales. Otoño y primavera son trágicos si una  no quiere tener hijos. La  mayor actividad de los espermatozoides es en estas épocas del año.

Imaginate estar rodeado por mujeres  intocables.

La prohibición del incesto pesa en  todas las culturas. Regidos o no por la Biblia, la mayoría de las personas  no  niega el terror o el asco  que le  supondría  tener sexo  con alguien de su  familia  primaria.

Pero somos seres sexuales.

Entonces nos metemos en extraños caminos para satisfacer el deseo. Lo disfrazamos de amor, de dolor, de despecho, o de deseo de muerte

La trama se complica cuando descubrís a los 28 años que  la mujer con la que tanto te  gustó  acostarte la semana pasada es la ex novia de  tu actual cuñado, el novio de la menor. Y  ni hablar cuando ella, sin saber o  sabiendo (nunca  podrás descubrir el nivel de suspicacia de algunas mujeres) te cuenta como al pasar que  el marido de tu hermana  mayor  fue  el  primer hombre que la besó en la boca. Y que además, se histeriquearon toda la adolescencia.

Estás  besando su  boca carnosa. Estás en el   lugar exacto en  que han  estado  tus cuñados. Las parejas de tus hermanas.

Estás mezclándote en  su mente con esos recuerdos. Ella  te asocia a ellos o no. Nunca  vas a darte cuenta. Ella es actriz. Y encima se deja  guiar por sus hormonas.

Te mira los ojos  y sabe que compartís  los genes que  los forman con  la mayor y la menor de tus hermanas.

¿Es ella  la que quiere recuperar los  antiguos contactos con esas  pieles que en algún momento le pertenecieron?

¿O sos vos el que muy  indirectamente está cometiendo incesto?

En ese caso, imaginate estar rodeado por mujeres  intocables.
No te está permitido tocarlas directamente, por eso enredás  la trama de manera  casi siniestra. Encontrás el camino  hacia el deseo prohibido. Lo seguís por senderos casi legales.

Y  mientras  vos, en tu  ingenuidad o  tu perverso conocimiento de las cosas  (no creas que a ella no se le pasó por la mente que tus cuñados te la hayan “recomendado”, pero es un pensamiento fruto del amor propio, de su alma de diva) vas dejando  olores  que ella confunde con  los de tu familia política, el mundo sigue girando ahí afuera.

Los ciclos de la luna.

El karass.

El pueblo, tan chico. El infierno tan grande.

Y el cielo también.

Exactamente en el momento en que las mujeres intocables se  convierten en tangibles.

  
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Capitan -

Increible.Impecable narración.Clarisima.Que altura...!Que claridad...De lo mejor que he leido en blogs en el ultimo tiempo. Que analisis de genero.
De verdad...Bravisima. En todos los sentidos.

Naty -

Brava! Ovación de pie y aplausos sostenidos...

Bravísima brava!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres