Blogia
Guonderlan

Me río con vos, no de vos

Cuando escribir se transforma en una necesidad, surgen cosas como estas. Cartas inconclusas que nunca entregaremos, o  relatos inexactos  de situaciones muy  poco claras.

Estamos eligiendo. Carajo si lo estamos.

Y si te tocó vivir ese  momento, fue porque lo construiste de esa forma.

La gente que te quiere se ríe con vos.

La gente que  te va a rodear en  la vida tiene tu humor, le divierten las mismas cosas.

Si esa noche te dijo que  eso de lo que te reías era una pavada, una estupidez, entonces, ya tenés  algunos datos sobre la inconsistencia de esa  compañía.

No. No es definitivo. Pero es una señal clara de que  no  va a compartir las alegrías y tristezas con vos.

En la tristeza, cualquier gil nos acompaña. Cuando se te muere un tío, hay una parva de parientes, conocidos y vecinos que aparecen a dar el pésame y a tomar café recalentado.

Pero cuando la tristeza  que no es mía, sino tuya o del que yo realmente quiera, me traspasa, cuando  el color que envuelve a ese que quiero se vuelve grisplateado, esa tristeza que surge del otro y que me llega por culpa del amor, esa  es la verdadera tristeza compartida

Quizás yo no ame lo que vos amás, pero  lo respeto. O  me informo  sobre tus amores y  trato de conocerlos. Pero el amor no es el humor.

Si me río es porque me crece desde adentro la risa. Y en eso sí se parece al amor. Pero al  amor ese que surge  de adentro, sin forzarlo por las cosas de la superficie, sino por todo eso  tan  intangible como la risa misma.

¿Y adónde voy con todo esto?

No sé. Creo que lo escribo porque me acordé el día que te conocí. Y te conocí riendo.

 O la vez aquella que salí con ese tipo que parecía tan interesante, y que me hablaba de esos libros que había leído, y de esas películas  de culto que jamás confesaré que no vi, o de los lugares del mundo que visitaré algún día, pero su visión pesimista del mundo y su pedantería absoluta  lo llevaron a decir que casi nada  lo hacía reír. Porque todo era un plagio, una repetición, una absoluta falta de originalidad y un millón más de boludeces por el estilo.

También conocí a uno de esos que se creen genialmente intelectuales  porque repiten de memoria frases célebres de personas ídem. Pero no se les cae una idea original y  se siguen portando como loros hasta con  el humor, o el amor. Son los adoradores de  la palabra “tendencia”, cuando ni saben lo que es.

Y cuando te conocí, yo reía.

El tiempo fue pasando, y los dos  ya tenemos canas que yo oculto y vos  perdés.

Yo me sigo riendo de  lo mismo y de más cosas cada día.
El humor y el amor me cruzan a gente nueva en  el camino.

Y hoy que es un día que  llueve, un día grisplateado como las canas, de lo único que me puedo acordar es  que cuando te conocí vos me estabas haciendo reír.

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Moe -

Me alegraste el día. Me hiciste sentir identificado -una vez más- con ella y me hiciste acordar de muchas cosas. Y no sabés cuanto te lo agradezco
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres