Blogia
Guonderlan

De compras

Salí en busca de una esponja vegetal para lavar y pulir mi piel.
Caminé 12 cuadras por calle ídem. Y nada.
Entré a todos y cada uno de los negocios que, creo yo, me podían ofrecer una esponja de ese tipo: perfumerías, farmacias, todo x $2, herboristerías, viveros, librerías y hasta a una carnicería ( uno nunca sabe)
No encontré ninguna. Todo el mundo amagaba a darme una, y volvía con las manos vacías del fondo, con cara de sorpresa, y excusándose. " Vení la semana que viene", me decían
De vuelta a casa, entraba a cualquier comercio, sólo para divertirme viendo la cara de los vendedores, y para escuchar la misma respuesta.
Ya en la esquina de mi casa, con la bella cosecha de una ampolla en un pie, veo una farmacia a la que no hbía ido. Para terminar el recorrido, entro y le pregunto a una japonesa y diminuta mujer de guardapolvo, si tiene esponjas vegetales. Me dice que sí, y enfila para el fondo, como todos. Y cuando vuelve, no trae la Respuesta Única, si no una hermosa y gran esponja vegetal, larga como una baguette.
Me cobra, y felíz y sonriente vuelvo a casita, en donde mi compañera de hogar me dice:- ¿Compraste pan?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

andiar -

Los chinos son una masa!!!!, te atienden de diez y siempre tienen lo que uno busca. Como diria un gran amor: Hay que hacerse chino.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres